Experiencias de lujo

Existen muchas clases de turistas y amantes de los viajes. Aquellos que no quiere perderse ni uno de los monumentos de la ciudad, los amantes de los museos, las fotografías o aquellos que pretenden conocer las culturas y peculiaridades propias de cada lugar. Y quienes gustan con las comodidades y el confort que siempre ofrece el lujo.

Una clásica oportunidad en la que la mayoría de la gente decide tirar la casa por la ventana y sentirse por unos días very important people (vip), suele ser en sus viajes de luna de miel. La escapada que da inicio a la vida en pareja es una excusa perfecta para darse uno de los mayores caprichos en cuanto a lo relacionado con las vacaciones y los viajes. Tierras lejanas, exóticas y culturas diferentes suelen ser los destinos de luna de miel preferidos. Y por qué no dejar en manos de un experto todo lo relativo a su planificación. Podemos asegurar que aquí comienza lo bueno del lujo. Alguien encargado de pensar y organizar por nosotros todos los detalles más tediosos y aburridos de cualquier viaje, con la tranquilidad de saber que todo saldrá a pedir de boca. Y si no, de qué otra manera poder disfrutar tan sencillamente de la contemplación de gorilas en tierras africanas, descubrir las playas vírgenes de la polinesia o lo más vibrante de la costa oeste americana. Un coche a la llegada del aeropuerto destino a un hotel de alta gama, reserva de vuelos, habitaciones, transporte a los diversos sitios y cualquier cosa que puedas necesitar. Esto empieza a sonar muy bien.

En relación, están las despedidas de soltero, cada vez más elaboradas y sofisticadas. Preparar un viaje con amigos a alguna ciudad interesante o escaparse a la playa para disfrutar y desconectar, es una opción que siempre resulta bien. Pero si vamos un poco más allá, qué tal sería celebrar tu despedida de soltero en un barco. En Alicante es posible disfrutar de esta sorprendente propuesta, con la que realizar una fiesta diferente. Cena, espectáculos, barra libre y discoteca, lo de siempre, pero con el toque exclusivo de hacerlo con el Mediterráneo como fondo.

Y no podemos hablar del lujo sin referirnos a la exclusividad. Alojarse en un hotel de 5 estrellas en Barcelona supone una experiencia para todos los sentidos. La comodidad de una suite que dispone de un catálogo de almohadas, servicio de habitaciones 24horas, una carta elaborada por un prestigioso chef, vistas únicas, guardería y tintorería, spa, son opciones que marcan la diferencia. El objetivo de un hotel de lujo en Barcelona o cualquier otra ciudad es proporcionar una constante sensación de comodidad y relax. Cuidar hasta el más mínimo detalle o capricho, proporcionando con ello una estancia del todo gratificante y única.

 

Deja un comentario