Santa Pola, las playas más azules

Santa Pola, las playas más azules

Santa Pola es un bello municipio de la Comunidad Valenciana, inminentemente turístico y conocido principalmente por sus limpias playas, que cuentan con una bandera azul, en reconocimiento a la calidad ambiental de las mismas y otorgado por la Fundación Europea De Educación Ambiental, todo un orgullo para sus habitantes.

Las playas y salinas constituyen el principal atractivo de este pequeño pueblo costero, aunque no el único, ya que Sta Pola cuenta con un rico patrimonio arquitectónico, arqueológico y natural, además de una animada vida nocturna.

Esta localidad se encuentra dentro del área metropolitana de Alicante-Elche (Alacant-Elx en Valenciano, lengua cooficial de la comunidad, y del que también forman parte los municipios de Agost, Aguas de Busot, Alicante, Busot, Crevillente, Elche, Campello, Jijona, Muchamiel, San Juan de Alicante y San Vicente del Raspeig, según el proyecto PATEMAE, aunque el proyecto AUDES5, excluye a Jijona e incluye Albaterra, San Fulgencio, Catral, Dolores y San Isidro, municipios de la Vega Baja del Segura.

Los hoteles de Sta Pola, se llenan cada verano, igual que las miles de casas de vacaciones con las que cuenta toda la comunidad, por eso muchas personas han visto en el alquiler vacacional una oportunidad de negocio, como es mi caso.

Soy propietaria de una enorme casa, herencia familiar, y la alquilo durante todo el año. Para mí y para mi gata Paca era demasiado grande, y he preferido adquirir una pequeña propiedad cerca de la playa para pasar mis vacaciones y retiros, y la verdad, me encanta. La comunidad es una maravilla y nos llevamos muy bien. Además tenemos la suerte de poder contar con unos administradores de fincas de primera calidad, que resuelven cualquier duda o problema que se pueda plantear y que será asistida por gestores titulados y personal altamente cualificado, que trabajan con la mayor rapidez, transparencia y aportando soluciones profesionales para cada comunidad de vecinos. Se trata de la Gestoría Toledano, en Alicante, que dispone de una amplia cartera de servicios de la que cabe destacar la gestión y administración de comunidades de Propietarios. Sus medios y experiencia hacen que su gestión y administración de las propiedades, sea eficiente y eficaz.

Qué ver en Santa Pola

La belleza arquitectónica de Santa Pola solo es comparable a la impresionante belleza paisajística de su vasto patrimonio natural, sus parques, playas y salinas.

Parque Natural de las Salinas de Santa Pola

Las salinas nacen en la originaria Albufera de Elche, convertida en explotación salina a finales del siglo XIX. La declaración de Parque Natural se le concede debido a la enorme cantidad de aves que alberga, como el flamenco o la cigüeñuela y que se alimentan de los peces e invertebrados que se adentran en la salina. La vegetación de la zona se caracteriza por la presencia de carrizales, saldares y típica vegetación dunar. El espectáculo visual que ofrece una puesta de sol en las Salinas es alucinante.

La Sierra y el Cabo de Sta Pola

La Sierra es un acantilado y en sus ramificaciones se localiza el Cabo, uno de los pocos arrecifes fósiles conocidos y que cuenta además con una variada flora y fauna, lo que le confiere la categoría de ruta de interés geológico.

Playas

Sus más de 11 km de playas incluyen las siguientes:

  • Mare de Déu
  • Santa Pola del Este
  • Playa Varadero
  • Calas de Santiago Bernabéu
  • Gran Playa
  • Playa Lisa
  • Playa del Tamarit
  • Playa del Pinet

En cuanto a su arquitectura, podemos destacar construcciones como:

Castillo-Fortaleza de Santa Pola de estilo renacentista  construida a mediados del siglo XVI.

Torres vigía, del mismo siglo. Son cuatro y fueron levantadas para protegerse de la piratería.

Faro, construido en el siglo XIX para orientar principalmente a los buques de la Armada

Puerto, que comienza su actividad en el siglo IV a.c aunque ha sido ubicado en diferentes localizaciones.

Molino de la Calera donde se puede observar la villa y el Parque Natural.

Mercado de Abastos, edificado en el siglo XX sobre una iglesia de principios del  XIX destruida por un terremoto

Aljibes del Massapà, destinados a guardar el agua potable procedente de la lluvia

Y no nos podemos olvidar de sus restos arqueológicos, como la Villa Romana del Palmeral o el Portus Illocitanus.