Turismo y fútbol ¿puede haber algo mejor?

Turismo y fútbol ¿puede haber algo mejor?

Mi hijo entrena en un club de cantera de Palencia. Realmente le metimos en el fútbol para que tuviera alguna actividad extraescolar que de verdad le gustara. Lo idiomas también le gustan, pero con su edad también se merecía jugar al fútbol y dado que las clases de piano no es que le enamoraran optamos esto. Su madre no es que haya sido muy feliz con la idea, pero bueno.

El caso es que tengo la suerte de que mi hijo destaca, aunque no pensábamos que fuera a fijarse nadie en él. Un buen día vino un representante de un grande del fútbol madrileño y que si podía hacer una prueba el chico en la ciudad deportiva.

Una visita turística que acabó siendo algo más

Total, que teníamos una semana para pensárnoslo y una vez lo decidiésemos tendríamos otros 15 días para que nuestro peque hiciese la prueba. Estábamos a finales de junio y en Madrid haría buen tiempo, así que pensamos en aprovechar y hacer turismo por la zona. Uno de los sitios que más ganas teníamos de visitar era el Palacio Real y como no, que viera mi hijo el Bernabeu y el Calderón.

Recibimos la noticia con alegría para que vamos a mentir. Nuestro hijo nos dijo que quería unas zapatillas en condiciones, que las que tenía les quedaba nada para romperse por el talón después de una temporada entera.

Buscando en el móvil los modelos que le gustaban a mi niño había unas Nike preciosas que estaban en una tienda llamada marianssport.com. El caso es que buscando en Palencia no dábamos con unas parecidas. Así que como la talla la teníamos clara, hicimos un pedido online a esta tienda.

Antes de realizar el pedido, llamé a marianssport y me dejaron claro que el servicio lo hacen con toda profesionalidad, ya que es una tienda que tiene años de experiencia y que se dedican exclusivamente al fútbol.

Eso hicieron y en pocos días mi niño tenía sus zapatillas para lucirlas en su prueba en Madrid. El viaje fue una mezcla de nervios y alegría. Aunque no teníamos nada que perder y nos lo tomamos como una excusa para visitar Madrid que hacía 4 años que no íbamos, nos hacía ilusión ver a nuestro chaval en un club tan grande.

Las pruebas fueron bien y parece que podría tener un sitio allí, nos dieron 15 días para pensarlo y aceptamos. Los dos trabajamos desde casa, por lo que no era  una opción descabellada, pero también es cierto que la vida es más cara en Madrid que aquí en Palencia.

El resto del fin de semana fuimos al Parque Warner, al Zoo de la Casa de Campo y la verdad que el crío lo pasó de vicio. Fue una visita a donde ahora es nuestro domicilio fijo. Yo soy madrileño y tengo una casa allí que no está ocupada ahora mismo, así que al menos alquiler no tenemos que pagar.

No es lo mismo ir de turista o vivir como hice yo de pequeño que ahora, pero es una bonita experiencia. Nos han dicho los entrenadores que de verdad el chico tiene futuro y que merece la pena arriesgarse. Talento tiene, aunque también somos realistas y es un mundo complicado, lo bueno es que al menos tiene esa oportunidad.

Así ha acabado nuestro fin de semana de “turismo futbolístico” donde parece que el futuro puede ser prometedor y puede que haya valido la pena, aunque de no haber salido bien la prueba creo que también lo hubiera sido, pues Madrid tiene muchas cosas para ver y es complicado aburrirse en la capital de España.

Creo que es importante apostar por los hijos y estando en disposición de hacerlo, negarse a ello podría suponer que nos lo echara en cara en un futuro y eso sí que no sería nada bueno. Así que a ver si se puede soñar que quizás se abra una oportunidad que merezca la pena y signifique muchos éxitos en la vida de nuestro pequeño.

Ahora a cruzar los dedos y que todo salga bien y no se lesione el niño, que realmente eso es lo que más miedo me da, el resto a disfrutar de toda una experiencia.