El posible turismo sexual

El posible turismo sexual

Aunque paradójicamente a lo que se pensaría atrae consumistas del turismo sexual sería la riqueza de las personas y la gente, lo que está citándose en la Internet y los medios como noticia es que es la pobreza la que está originando el fenómeno.

La información que se entrega es que el sol y la arena es lo que atrae más al turista que quiere sexo más en el presente período vacacional, la demanda en México es de 600 millones de viajes turísticos de los cuales el 20 % es decir aproximadamente 125 millones de turistas van en busca de algún servicio de placer y morbo.

Lo que se comenta es que la permisibilidad legal es la que más benéfica el negocio países como Tailandia, Brasil y Cuba son los destinos más paradisiacos para tal temática.

Moserrat Bonilla que escribe para vértigo político cita en el opúsculo periodístico que tal situación es entre comillas digna de jolglorio.

Así mismo se menciona que México está regularizando tal situación con medida legislativa que eviten la trata de personas y la explotación infantil sobretodo.

Preocupa que con las actuales bajas normas legislativas se incremente el abuso en menores de edad niños y niñas, aunque no se dice cuantos ni qué cifran manejan en la actualidad sobre tal hecho.

El director ejecutivo del centro de Investigación que contrataron para tratar el tema Armando Hermoso señaló que la libertad y la vulnerabilidad de algunas poblaciones está permitiendo el hecho aunque no indicó porque la gente pobre y no las niñas ricas que justamente son las mejores.

Lo que se observa de las investigaciones presentadas y que se pueden detallar en el enlace adjunto es que parecen cifras exclusivamente alarmantes pero que carecen de ofrecer cuales son esos intereses que hacen que se vea a la población pobre como sexualmente apetecible situación que es una incógnita aún pues donde hay riqueza es donde más prolifera el libido según cualquier observación racional que se haga.

México sigue en la investigación del tema y por ahora en ayuda con Rodolfo Casillas, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso)

 

 

Deja un comentario