Irlanda, el mejor destino para los amantes del golf

¿Eres un amante del golf? ¿Te pierde este deporte? Pues si quieres disfrutarlo como Dios manda hasta de ir a Irlanda, el país con los mejores campos de golf. No solo por sus características, sino también por sus paisajes. Jugar al golf al borde de unos acantilados es algo que solamente te puede ocurrir allí. Es por eso que ha sido el lugar escogido por gente como Bill Clinton y otros reconocidos aficionados a esta disciplina, que han disfrutado de esos links junto al mar en el Royal County Down, en Ballybunion, Portmanock, Lahinch o Royar Portrush, y también por los organizadores de la Ryder Cup.

Y es que la historia de Irlanda y de su relación con el golf arrancó hace más de dos siglos junto con Escocia y actualmente atrae a casi un cuarto de millón de jugadores cada año para disfrutar de su casa medio millar de clubes repartidos por toda la isla.

Ir a Irlanda a disfrutar de todo esto es muy sencillo. Desde muchas ciudades de España podemos encontrar vuelos con compañías de bajo coste con las que podemos también facturas nuestros palos como material deportivo. Ryanair es una de sus operadoras más conocidas, así como Aer Lingus. Y para dormir es igual de sencillo, podemos buscar un hotel en las grandes ciudades o, si estamos más ajustados de presupuesto, decantarnos por uno de los muchísimos establecimientos de bed and breakfast que se encuentran repartidos por toda la geografía gaélica. No obstante, es posible incluso que en los propios clubes nos den las coordenadas de algunos de los alojamientos más cercanos.

Desplazarnos ya en Irlanda es algo más complicado. Entre las grandes ciudades, como Dublín en Irlanda o Belfast en Irlanda del Norte, encontraremos fácilmente transporte público, mientras que para llegar a los campos que están junto al mar lo más sencillo es usar un coche. En cualquier ciudad o aeropuerto hallaremos oficinas de alquiler de coches. Eso sí, es obligatorio recordar que allí conducen por la derecha, al revés de lo que hacemos en España, así que es conveniente ir mentalizados para el choque de sensaciones.

Además, queremos aprovechar este artículo para hablaros de una de las mejores formas de poner vuestros palos de golf a punto una vez que hayáis finalizado de jugar. La limpieza es básica para su mantenimiento, y en Tierra Tech han diseñado un sistema innovador que permite dejarlos como nuevos basándose en la tecnología de los ultrasonidos.

Estas máquinas se basan en el principio de ondas de alta frecuencia producidas en el líquido en el que las piezas se sumergen. La naturaleza de la energía ultrasónica proporciona el empuje físico requerido para romper los enlaces mecánicos e iónicos que establecen las partículas muy pequeñas alojadas en la superficie.

Debido a la frecuencia de trabajo y la densidad del líquido, se forman continuas depresiones y sobrepresiones que aparecen y desaparecen en cuestión de microsegundos en el líquido, haciendo implosionar la molécula de agua, aproximadamente 40.000 veces por segundo, produciendo un microcepillado que actúa alrededor de cualquier elemento que se introduzca.

La ventaja de este tipo de sistema es que consiguen una limpieza eficaz en los puntos de más difícil acceso y además son un método rápido y sencillo de poner a punto nuestros palos de golf. La calidad de la limpieza es microscópica y ahorramos en manos de obra limpiando sin riesgos.

Este tipo de máquinas están cada día más presentes en todos los campos de golf del mundo y también podemos hacernos con una de ellas para casa si tenemos el espacio suficiente para instalarla. El garaje o el trastero podría ser una opción.

Por otro lado, para las varillas, un paño húmedo en casa es suficiente para dejarlas brillantes, eso sí, cuidando mucho su secado para evitar que se estropeen.

Deja un comentario