La importancia de la limpieza en los centros turísticos

La importancia de la limpieza en los centros turísticos

España es uno de los países con mayor afluencia turística del mundo. En el 2020 un año marcado por la grave situación pandémica producto del Covid-19, recibimos a más de 36millones de turistas, un 67% menos que en 2019. Lo que nos da a entender la importancia del turismo en nuestra economía.

La industria turística de nuestro país, debe funcionar como un reloj para poder atender a la gran cantidad de visitantes internacionales y nacionales. España tiene una infinidad de puntos a favor para que los turistas la escojan como destino. Su riqueza histórica, cultural, culinaria, arquitectónica y natural le permite al visitante descubrir lugares maravillosos y crear recuerdos nuevos, pero para que estos turistas puedan disfrutar de su estadía, tenemos que tomar en cuenta que para que tengan una experiencia completa y agradable, el lugar donde se hospeden debe ser lo más cómodo y aseado posible.

Contrario a lo que la mayoría de las personas piensan, cuando una persona está buscando hospedaje donde pasar sus días de descanso, la limpieza es un aspecto fundamental. En la actualidad es muy sencillo saber si un hotel, casa rural o cualquier tipo de lugar de hospedaje es limpio y agradable, ya que las redes sociales le permiten a los clientes dar su opinión del espacio, ya sea a favor o en contra. Además, es casi imposible poder controlar todas las críticas en relación a esto que pueden encontrarse en internet.

A la percepción de los clientes de la limpieza del espacio, se le deben sumar las normativas legales que regulan los centros turísticos tanto nacional como internacionalmente, que tienen como prioridad que este aspecto sea uno de los más atendidos, sin importar la clasificación que posea el lugar de hospedaje. A nivel de hoteles, la clasificación es mundialmente conocida y es representada por las famosas estrellas, siendo que en función de las estrellas que tenga el establecimiento turístico, este debe ofrecer un mínimo de servicios e instalaciones. Para entender esto un poco mejor, hemos resumido las características que tiene cada estrella de la siguiente manera:

  • Una Estrella: Se trata de hotel normal o modesto, que por lo general es económico, limpio, y con pocas o ningunas instalaciones más allá de las habitaciones y cocina.
  • Dos Estrellas: Es un buen hotel, limpio y sencillo que cuenta con acceso a Internet, televisión y habitaciones con baño privado.
  • Tres Estrellas: Es un hotel que tiene mejores especificaciones que los anteriores, por lo general tiene bastante estilo, comodidades y altos estándares de calidad en lo que a limpieza se refiere, les ofrece a sus visitantes servicio a habitación, piscina, sala de reuniones, espacios recreativos y por supuesto, restaurante.
  • Cuatro Estrellas: Este es un hotel que trabaja basado en la excelencia. Son instalaciones que le ofrecen a sus visitantes un servicio de altísima calidad y con trato personalizado. En sus espacios se pueden encontrar varios restaurantes, bares y piscinas, centros de conferencias, salas de reuniones para negocios, servicio de cuarto y valet parking.
  • Cinco Estrellas: Es un hotel exclusivo, sofisticado y elegante. Su atención personalizada es de alta calidad y suelen recibir a muchos clientes considerados VIP. En sus instalaciones se suelen encontrar restaurantes especializados y de vanguardia, bares, servicio a la habitación las 24 horas del día, espacios recreativos como piscinas, campo de golf, gimnasio y canchas de tenis, a su vez suelen contar con espacios de relajación como spa, entre otros elementos que lo convierten en lo mejor de lo mejor.

Como podemos ver, en todas las clasificaciones la limpieza no solo está implícita, sino que es obligatoria y normada por las instituciones responsables del turismo. Por lo que es fundamental que los centros turísticos la atiendan como prioridad, pues de lo contrario pueden ser sancionados por los entes reguladores y limitar su operatividad.

Ahora bien, sabiendo lo fundamental que es la limpieza de todos los espacios de los centros turísticos, desde el punto de vista de los usuarios hay dos aspectos a evaluar que son determinantes, estos son:

1.Limpieza de las áreas comunes:

Las áreas comunes son espacios que se utilizan mucho y que siempre tienen tránsito de personas a toda hora. Cuando hablamos de centros turísticos, este tránsito es bastante elevado pues las personas durante sus vacaciones tienen rutinas -en muchos casos- mucho más relajadas o, por el contrario, aún más estructuradas para poder disfrutar de todo lo que la zona pueda ofrecer. Estas áreas cuando se trata de instalaciones de hospedaje suelen ser los pasillos, las piscinas, parques, instalaciones deportivas o áreas recreativas, ascensores, restaurantes, recepción, escaleras, miradores, entre otras.

La limpieza en estas zonas es fundamental para dar una imagen positiva y confiable para los usuarios, pues por lo general la línea de pensamiento le indica que, si todas estas zonas están limpias y cuidadas, las habitaciones también lo estarán.

Por lo general, los horarios de limpieza de estas zonas se llevan a cabo cuando no hay tanto tránsito de personas, precisamente para no entorpecer el libre desenvolvimiento de quienes se hospeden en las instalaciones, pero deben ser planificadas de forma periódica para conservar la pulcritud del espacio.  Estas jornadas de limpieza suelen llevarse a cabo en las horas más tempranas de la mañana, preferiblemente antes de las siete y media de la mañana, ya que a partir de las 8, suele comenzar el movimiento no solamente de los hospedados, sino también de los trabajadores de las diferentes áreas de atención.

2.Limpieza de habitaciones:

Como usuarios, lo primero que vemos al llegar a una habitación es la limpieza de la misma. No importa que tenga una decoración preciosa y que todo sea funcional, si la habitación está sucia, quien se vaya a hospedar pedirá un cambio de habitación y no solo eso implicará un problema para el cliente, sino también para la logística del centro.

Es por ello que es fundamental que la limpieza sea la bandera, tanto fuera como dentro de las habitaciones. Los protocolos de limpieza entre un usuario y otro, deben llevarse a cabo con diligencia y excelencia, pues involucra no solamente a la persona que va a realizar el trabajo manual, sino a los departamentos de lavandería y lencería, así como la debida supervisión del área de gestión y gerencia.

Ahora bien, entendiendo que la limpieza general es lo primero que el usuario observa al entrar a una habitación, esto no es lo único que evalúa, otros aspectos que son muy importantes son los siguientes:

  • Ropa de cama, toallas y alfombras: En este particular los usuarios son muy delicados y es fundamental que antes de que la habitación se asigne al nuevo cliente, se hayan cambiado todas las piezas de lencería, así como también que las alfombras –especialmente las de los baños- sean cambiadas. Según los profesionales de Lavatur, lo más importante en lo que se refiere a este punto, es que se cuiden los detalles y que los departamentos encargados tengan una planificación que permita tener estos elementos a disposición no solo durante la limpieza entre clientes, sino contar con piezas de más que puedan ser entregadas o reemplazadas si así lo necesita el usuario, en todo momento.
  • Limpieza del baño: El baño es una zona que debe estar implecable todo el tiempo. Los usuarios deben encontrarlo en las mejores condiciones posibles, por ello es fundamental que los encargados de la limpieza se tomen el tiempo necesario para atenderlo de la forma correcta. Aspectos que se deben atender de forma prioritaria es la desinfección de inodoros, lavamanos, bañeras, bidés, así como la limpieza de espejos y azulejos. Si esto falla, el usuario pedirá un cambió de habitación, lo que implica una imagen negativa del centro turístico.
  • Olor: Si una habitación tiene un olor agradable, ya sea producto de un ambientador o de los elementos utilizados para la limpieza de la misma, el usuario estará contento. Sin embargo, si la habitación tiene olores desagradables, ya sean productos de la humedad o de una limpieza deficiente, se dará el mismo caso de solicitud de cambio de habitación, lo que ocasiona inconvenientes tanto para el cliente, como para la gerencia del centro. Por ello es fundamental que la habitación sea ventilada durante el proceso de limpieza y que se cuente con un buen sistema de extracción, calefacción y aire acondicionado.
  • Funcionamiento de todos los elementos eléctricos: Los elementos como televisores y controles remotos, lámparas, secadores de cabello, nevera ejecutiva, así como el sistema de cortinas o persianas, deben funcionar a la perfección. Para ello es necesario que, durante la limpieza de la habitación, se prueben todos ellos y si hay alguno que necesite atención, se resuelva la falla o se reponga, antes de asignarla a un nuevo huésped.

Para culminar es necesario que pensemos que en nuestro país, quienes se dedican al turismo y hostelería, tienen un trabajo complejo y con mucha responsabilidad, pues no solamente atienden a los locales, sino al público internacional que viene a disfrutar de las bondades y bellezas del territorio español. Tomando esto en cuenta, es fundamental atender de forma prioritaria la limpieza de todos los centros turísticos, especialmente aquellos que se dedican al hospedaje.