Un viaje especial

Un viaje especial

Esta pasada Semana Santa quise hacer algo con mi abuela. La mujer tiene ya 80 años y se conserva muy bien pero soy consciente de que ahora irá todo en picado porque es ley de vida y yo quería aprovechar estos días libres para hacer algo con ella que puede que en unos años ya no pueda repetir. Soy de la Provincia de Alicante, de Onill, el pueblo de los juguetes, y como mi abuela tampoco está para pasar muchas horas en el coche me pregunté ¿dónde hay una buena Semana Santa en Alicante? Busqué en Internet y encontré la respuesta en teleex.es. No sé si conocéis la Semana Santa ilicitana, yo no la conocía, pero es preciosa.

Así que allá nos fuimos, carretera y manta como se suele decir, tras reservar una habitación doble en un hotel cercano al centro, por la glorieta. En la web de la televisión local que os he pasado en el primer párrafo, encontré toda la información sobre eventos, procesiones, horarios, encuentros y demás tradiciones del pueblo. También pude conocer el Misteri y estoy pensando en volver con mi abuela en agosto, que es cuando lo hacen. Pero eso ya lo valoraremos de aquí a allí.

A mí la Semana Santa no es una cosa que me llame la atención sino más bien al contrario. Suelo aburrirme viendo pasos y procesiones y como a alguien se le ocurra ponerse a cantar una saeta empiezan a entrarme los picores. Debo ser alérgica o algo así. Pero por mi abuela lo que sea.

shutterstock_246166357reducida

La semana santa ilicitana

Al final he visto más procesiones que en toda mi vida unida pero la mujer estaba súper feliz: que si vamos a ver al cristo de los gitanos, ahora al cristo de la buena muerte, ahora el paso de la santa cena o del descendimiento. Y así todo el día, para arriba y para abajo. Yo completamente reventada, con los pies pidiendo socorro, y mi abuela corriendo de un lado a otro como si tuviera 15 años, “¡corre que a las 10:30 es el encuentro en Santa María y bailan a la virgen delante del portalón!”, me decía, y yo corriendo como una loca arrastrada por los brazos de mi abuela.

He llegado a pensar que si la traigo todos los años a Elche para que haga tanto ejercicio (porque lo hizo) lo mismo se pone tan en forma que aguanta más tiempo hecha y derecha (como dice ella). Su miedo son las rodillas porque tenemos muy mal los huesos, viene de familia, y su hermana lleva en silla de ruedas ya dos años, y sólo es uno mayor que ella así que… pero visto lo visto lo mismo la apunto a un triatlón o algo. Eso sí, en la meta tiene que haber un Cristo o algo  así porque sino lo mismo no corre.

Otra web donde te puedes informar de todo es semanasantaelche.com aunque ahí no retransmiten nada, mientras que en Tele Elx lo pasan todo en directo por la web por si te pierdes algo.