La Feria de Abril

La Feria de Abril

Si hablamos de viajes en abril, en estas fechas… ¿de qué vamos a hablar? “Sevilla tiene un color especial….” ¿o no? La feria de Sevilla está al caer y parece que este año el buen tiempo va a acompañar la fiesta así que vamos a daros algunos consejos para ir bien equipado a la Feria de Abril. Por ejemplo ¿Sabíais que un traje de flamenca o sevillana para ir a la feria podría salirte desde 200 o 300 euros hasta 3.000? Pues bien, en El Duende de Sevilla se pueden comprar trajes desde 30 euros, lo cual está muy bien porque estamos hablando de calidades muy buenas la verdad.

Claro que si quieres llevar el look más elegante o el más original lo mejor que puedes hacer es echarle un vistazo primero a lo que llevan las celebrities que van a la feria cada año. Los mejores looks de la Feria de Abril suelen llevarlo las familias más vinculadas a la feria, como Francisco Rivera y esposa o Raquel Revuelta, que siempre se deja caer un día o dos por la feria cada año.

shutterstock_192340682reducida

Algunos consejos

Si vas a la Feria de Abril este año hay ciertas cosas que tienes que visitar sí o sí. Por ejemplo, no te puedes perder el pistoletazo de salida con la prueba del alumbrado porque es un momento espectacular. A las doce de la noche en punto, en el cambio de día del lunes al martes, unas 25.000 bombillas iluminarán la gran puerta al recinto ferial.

No intentes colarte en una caseta. La mayoría son privadas y sólo se puede acceder al interior si eres socio o por invitación. Lo mejor es dar una vuelta por el recinto e intentar conocer a alguien que nos permita entrar en su stand pero no intentes colarte, no es buena idea. Además, siempre hay algunas de acceso libre.

Hazte con un plano. Lo digo enserio, lo vas a necesitar. Puedes acudir a un punto de información situado a l lado de la portada y cerca de las atracciones o puedes visitar la web del Ayuntamiento que también tiene una guía para no perderse nada de la fiesta.

No vayas en coche, morirás intentando aparcar. Se puede ir a pie, o en taxi, pero nunca en coche privado porque la zona de aparcamiento es desesperante de lo llena que se pone siempre, pero lo mejor es el transporte público. Durante la feria, el servicio de transportes urbanos organiza una línea especial de autobús que parte del Prado de San Sebastián y termina en el recinto junto a la portada. La línea 1 del metro es otra buena idea.

Para dormir el barrio de Los Remedios es ideal. Se trata de una zona, no demasiado cara, muy cercana al recinto por lo que, tras un día de fiesta y dolor de pies, podrás llegar rápidamente a tu alojamiento y darte una buena ducha en poco tiempo antes de ir a dormir.

Cuidado con el “Rebujito”. Es la bebida típica, refrescante y deliciosa que se sirve en todas las casetas del recinto. Una mezcla de manzanilla o fino con un refresco de gaseosa, fantástico para quitar la sed pero con demasiado alcohol como para estar bebiéndolo todo el rato. Come bien si quieres beber y no te pases demasiado o notarás efectos secundarios negativos.

Alquilar un coche de caballos puede salirte por unos 120 euros pero es mucho más fácil que alquilar un caballo para montarlo, además de carísimo, ya que la normativa es bastante exigente y se debe de tener un seguro de responsabilidad civil, además de tener los papeles de identificación del equino en regla.

Atracciones. Lo mejor es la noria, espectacular, pero llevad tapones de cera o algo así porque no sabéis el nivel de decibelios que hay ahí durante todo el día. Sales con dolor de cabeza fijo.

La vestimenta es importante, de ahí que os aconsejemos El Duende de Sevilla. Los sevillanos se ponen sus mejores galas durante la feria pero sólo hay que seguir unas simples normas: está prohibida la ropa sport, nada de bermudas, camisetas y zapatillas, y por supuesto no están permitidos los jeans. Si no puedes hacerte con un traje de flamenca arréglate, pone unos pendientes largos con el pelo recogido y una buena flor como adorno en el cabello. Si es un clavel, mejor.

Y no te pierdas los fuegos artificiales. Son el broche final de la fiesta, el final de la jornada, y una imagen perfecta para irte a dormir.