Otro planeta bajo el mar

Otro planeta bajo el mar

Reconozco que hay cosas que no todo el mundo es capaz de hacer. Por ejemplo, por muy hermoso que sea subir al Corcovado, en Brasil, y ver las vistas desde ahí arriba a los pies del gran Cristo, quien tenga vértigo lo tendrá más que complicado, y probablemente preferirá quedarse en la playa viendo el Corcovado desde lejos, y ya no hablemos de la idea de subir al Pan de Azúcar.

Del mismo modo, quien sea claustrofóbico tendrá otros problemas para visitar según qué sitios, como un búnker de la Segunda Guerra Mundial en Berlín o los calabozos de un antiguo castillo europeo medieval. Por eso, entiendo completamente, que haya personas que prefieran no oís hablar del buceo, aunque para mí, ver esos paisajes inmensos y tan distintos a los que vemos en tierra firme, es la mejor maravilla del mundo.

La primera vez que hice una inmersión fue en la costa de Cádiz, en un bautismo de buceo que me regalaron durante un viaje con la agencia Puerto de Buceo, y fue poco después de ver “Avatar”, la película de James Cameron. Fue mágico y me enamoré al instante las vistas, para mí fue como estar en Pandora, en un mundo diferente y completamente distinto al que conocemos. Y lo digo en serio, porque por mucho mar que hayas visto, por mucho que hayas nadado, incluso haciendo snorkel, no sabes lo que es estar ahí abajo hasta que realmente lo pruebas.

Dicho esto, he estado investigando cuáles son los mejores destinos para hacer buceo, o al menos eso lo que dicen los usuarios en la red.

Los mejores sitios para hacer buceo

Raja Ampat (Papúa Occidental, Indonesia)

Es el lugar donde mayor concentración de vida marina hay para una región de su tamaño. Además, allí viven el 75% de todas las especies de corales conocidas en el mundo. Hay más de 1000 especies de peces, tortugas marinas, tiburones, mantarrayas y casi todo lo que puedas imaginar. Además, no hay mucho turismo, por lo que es fácil acabar haciendo buceo con dos o tres personas más como mucho.

Cabo de palos-Islas Hormigas, (Murcia, España)

Resulta curioso que tengamos uno de los lugares más hermoso para bucear tan cerca y muchos no lo sepan. Se trata de una reserva marina situada en Cartagena, en Murcia, y ha sido declarada como el mejor destino europeo para practicar submarinismo. Por lo visto, este espacio cuenta con una de las biodiversidades más ricas de todo el continente, con corales, peces, algas, cetáceos e incluso pecios hundido como “El Sirio”, que naufragó en 1906 y se convirtió en el mayor hundimiento civil en aguas españolas.

Parque Nacional de Komodo (Indonesia)

Y volvemos de nuevo a Indonesia, a un espacio donde el dragón de Komodo es el rey, y donde los arrecifes y las islas del parque nacional están completamente protegidos por ser Sitio Patrimonio de la Humanidad.

Cuenta con una gran vida subacuática y corales, y cuenta con una estampa tan distinta a la del resto de zonas que merece la pena ir a verlo, aunque solo sea una vez en la vida.

Isla de Coco (Costa Rica)

Esta isla es Patrimonio Mundial por su naturaleza, fauna y su biodiversidad marina. En ella se inspiró Daniel Defoe para describir la isla en la que transcurre Robinson Crusoe . Lo más característico de las inmersiones son los tiburones martillo y los tiburones de punta blanca, aunque se pueden ver otras muchas especies.

Islas Galápagos (Ecuador)

En este lugar no vamos a ver corales o peces tropicales, así que hay que saber muy bien donde nos metemos, porque lo que vamos a ver son leones marinos, tiburones, delfines, tortugas y pingüinos. Lo más interesante, es que en esta zona la fauna suele comportarse de forma amigable con los humanos, puesto que hace siglos que no son cazados allí, y por ende, es muy fácil para un buceador jugar un rato con un león marino e incluso acercarse a un tiburón.

Sharm EL-Sheij (Mar Rojo)

Las profundidades del Mar Rojo son pura magia. Las imágenes que he visto en Internet son una maravilla y aunque no sé cuándo tendré la economía suficiente para ir, no pienso morirme sin verlo. Cuenta con una gran biodiversidad marina, y también con muchos barcos hundidos llenos de misterio.

Triángulo de Coral (Asia Pacífico)

El Triángulo de Coral —el cual se extiende desde Malasia Oriental hasta Bali, Filipinas, y gran parte de Indonesia y las Islas Salomón— es el centro de la biodiversidad marina del mundo. Es el hogar del 75% de todas las especies de coral conocidas en el mundo y abarca 647 millones de hectáreas de tierra y mar.

Lo que lo hace tan impresionante para los buceadores es que no tienes que nadar tan profundo para darle un vistazo a las 2.000 especies de peces de arrecife de la región que se juntan debajo de la superficie. La región también nutre a seis de las siete especies de tortugas marinas del mundo.

República de Palaos

Se trata de uno de los lugares favoritos de muchos submarinistas. Bajo sus aguas se pueden ver restos de batallas aéreas, inmensos corales, lagos marinos con millones de medusas y diferentes tipos de peces y tiburones.

Filipinas

Con más de 7000 islas, las Filipinas son uno de los ecosistemas más poblados y diversos del planeta. Destaca la Bahía de Donsol, repleta de tiburones ballena, el paz más grande del mundo y por mucho miedo que dé su nombre por llevar la palabra “tiburón”, en realidad son unos peces muy gentiles y amigables. También es conocida la zona de Noa Noa, por sus miles de peces de arrecife.

Sipadan (Borneo)

Jacques Cousteau estaba enamorado de este rincón de Malasia. Aquí está la famosa cueva de las tortugas, donde los buceadores podrán observar los esqueletos de muchas que nunca lograron salir de la cueva, así como el de algunos delfines que corrieron idéntica suerte.

Otros lugares para bucear:

  • Banco de la Plata (República Dominicana)
  • Palaos (Micronesia)
  • Gran Barrera de Coral (Australia)
  • Islas Salomón
  • Isla Holbox (México)
  • Malta
  • El Hierro (Islas Canarias)
  • Maldivas