La Vuelta a España vinícola

La Vuelta a España vinícola

Hace años se decía que una ardilla era capaz de saltar de árbol en árbol y recorrerse toda España de norte a sur. Desgraciadamente eso ya es pasado. Eso no puede ocurrir. Pero hemos decidido crear otra ruta. En este caso es la de realizar una vuelta a España, al estilo de los ciclistas, pero con el vino de protagonista. Una Vuelta a España vinícola para conocer todos los entresijos de uno de los productos que más destacan en este país.

Situada al suroeste de Europa, España cuenta con entre 955 717 y 1,2 millones de hectáreas de viñedos, según los últimos datos que se manejan,​ lo que la convierte en el país con la mayor extensión cultivada de viñas del mundo —más de un 15% del total mundial— y es la tercera en cuanto a producción (37.8 millones de hectolitros), por detrás de Italia (48.8 mill. hl) y Francia (41.9 mill. hl), y por delante de la de Estados Unidos (22.5 mill. hl).

Las variedades nativas de uva española son abundantes, con más de 600 variedades nativas plantadas por todo el país, aunque aproximadamente el 80% del vino producido a nivel nacional se elabora con sólo unas 20 variedades, entre las que destacan; Tempranillo, Albariño, Garnacha, Palomino, Airén, Macabeo, Parellada, Xarel·lo, Cariñena y Monastrell. Algunas de las zonas vinícolas más conocidas internacionalmente son Rioja, Ribera del Duero, famosa por su producción de Tempranillo; el Marco de Jerez, por sus vinos fortificados; Rueda, por sus vinos blancos de Albariño; Penedés, por la producción de cava; y Priorato.

Vamos a conocer un poco más las variedades de uvas de la mano de Plantvid. Su trabajo como vivero de vid, se ha centrado en la búsqueda de nuevas informaciones sobre viñas, que pudieran ser del interés del viticultor y en actualizar las informaciones sobre vid que ya poseíamos. Es el momento de conocer un poco más sobre las diferentes variedades.

Uva tinta

Monastrell

Los racimos son medianos, compactos y de forma cilíndrica. Las bayas son medianas, esféricas y de color azul grisáceo. La intensidad colorante es media y muestra equilibrio entre acidez y alcohol. Es una variedad muy dulce, con aromas a uvas maduras casi pasificadas y sabor potente y frutoso. En años muy calurosos, da vinos tánicos y de alta graduación. El paso por barrica dulcifica los taninos. Dependiendo de la zona, puede presentar sabores característicos y particulares. Con frecuencia se mezcla con otras variedades para dar carácter al vino y pronunciar su longevidad. También los maceraciones carbónicas de Monastrell son muy interesantes.

Esta variedad de uva tinta se extiende por todo las zonas cálidas de todo el mundo (podría decirse que es una variedad «veraniega»). En España, es especialmente abundante en Alicante, Valencia y Murcia (especialmente relevante en las DD.OO. Jumilla, Yecla, Almansa y Alicante). En Francia se encuentra en las zonas más meridionales.

Tempranillo

Es la uva española por excelencia y la más conocida fuera de España. Originaria del norte de España (de la Rioja), su cultivo se encuentra extendido por prácticamente todo el territorio (considerada como «variedad noble» patria). Ocupa más de 30.000 hectáreas de terreno, y en la D.O. de La Rioja supone el 61% de las viñas. Su nombre hace refencia a su temprana maduración (antes que la mayoría de las tintas españolas). Las regiones de Valdepeñas y La Rioja cultivaron tradicionalmente esta casta, siendo su variedad más importane. Los colonizadores americanos la llevaron a este continente en el siglo XVII, iniciando así su extensión mundial (Chile, Argentina, Perú, México, Uruguay, California, Australia, Estados Unidos, Sudáfrica…). También en Portugal es una variedad muy importante, compartiendo su cultivo a orillas del mismo río (Duero). Hoy en día, La Rioja y la Ribera del Duero elaboran principalmente con esta variedad, que tiene gran poder de envejecimiento.

Pinot Noir

Originaria de la región frances de Borgoña. Uva clásica de Champagne y Borgoña, ha dado fama a los vinos de estas regiones. En España la encotramos en Aragón, Cataluña, Extremadura, La Rioja y Comunidad Valenciana, Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Navarra y País Vasco. Se cultiva en viñedos del Penedés Superior. También se ha implantado en países como Sudáfrica, Argentina, Nueva Zelanda y el estado de California (EE.UU).

Uva blanca

Airen

Tiene varias denominaciones como son Lairén-Manchega, Valdepeñera. Es la variedad blanca más abundante en España. Principal en la denominación de origen La Mancha y Vinos de Madrid. Secundaria en Valdepeñas y Jumilla.  Sus características son uva blanca de racimos grandes y apretados. Poco sensible a las heladas de primavera por su brotación tardía. Resistencia a la sequía óptima.

El vino es amarillo pajizo, de graduación alcohólica media, con escasa acidez fija, aroma característico y cuerpo relativamente bajo o medio. Cuando la vendimia se adelanta, cuidando el proceso de elaboración, se obtienen vinos muy afrutados, mejor dotados de acidez fija, que les comunica frescura y ligereza de cuerpo.

Garnacha Blanca

Los racimos son medianos, compuestos de bayas pequeñas y cuando están maduros presentan colores amarillos intensos que también se trasladan a los vinos, dotándolos de colores dorados. Esta variedad produce vinos con una acidez media-alta que la hacen muy interesante pra mezclar con otras variedades, ya que aporta acidez al conjunto. En monovarietales, es apta para la crianza en barrica. De producción media.

Aunque se encuentra por toda España, es abundante en Tarragona, Zaragoza y Teruel. Es variedad principal de las denominaciones de Origen Alella, Costers del Segre, Tarragona y Terra Alta. También se usa en elaboraciones en Cariñena, Cigales, Empordá-Costa Brava, Navarra, Priorato, Rioja y Somontano.

Estos son solo algunos ejemplos de la variedad de uvas que podemos encontrar en todo el territorio nacional. Pero hay muchos más. De esas uvas nacen los mejores vinos del mundo que siempre son condecorados en las diferentes fiestas de vinos que se realizan durante el año. Y es que si de algo podemos presumir en este país, es de tener los mejores caldos que hay en el planeta tierra. Ahora esas ardillas ya podrían saltar de cepa en cepa y recorrer España.